Rss

La medicina dramaturga

La medicina es como un poder innegable de nuestra sociedad, si los políticos gobiernan nuestra economía, la medicina y la ciencia en parte gobiernan la vida, porque si nuestro organismo tiene alguna falla dependemos de ellos, y de su criterio para abordar esa situación. Es por eso que hoy abordaremos un tema un tanto peculiar que demuestra que incluso las personas más científicas pueden ser artísticas. Cualquier hombre aspira ser culto, incluso un médico, y un hombre culto lee literatura. Según La asociación de médicos escritores artistas en España, la literatura forma parte esencial de su desempeño laboral como médicos, haciéndoles ver una perspectiva más amplia de sus experiencias hospitalarias.

El médico artístico es dual y observa más allá de un cuadro netamente científico, observa y se siente empático con la situación. La doctora anestesióloga y dramaturga Elizabeth esquivel y ganadora del premio hispanoamericano de teatro afirma que ser médico, y en especial anestesiólogo ha servido para realizar hermosas obras literarias, varias veces llevadas al teatro. Sería difícil pensar que la médico anestesiólogo de turno en el hospital sería la creadora de tanta expresión de emociones, sentimientos y experiencias en palabras tan descriptivas y bellas, combinadas a veces con tristeza o desazón. Pero debe quedar en claro, la inspiración no sale de la nada. Según la dramaturga, las historias de sus pacientes no solo les han servido de recuerdos memorables, sino de fuente de teatral.

Muchas de sus obras literarias son de historias reales de niños enfermos. La muestra imponente de ello fue escribir sobre una bebe recién nacida que tenía tuberculosis. En sus páginas describió el vacío de su corazón y contó la historia con hermoso y tétrico detalle. Los padres de la niña no podían mantenerla, ni cubrir los gastos del tratamiento, ni siquiera cubrir los gastos de ellos mismo que también padecían de la misma enfermedad. Así que decidieron regalar a su hija a un cura que prometió encargarse de ella toda la vida, con la condición de que ellos nunca supieron nada de ella. Esto conmovió de tal manera las entrañas de la doctora que decidió hacer una obra literaria de un hecho tan lamentable.

Muchos médicos aunque disfruten de su carrera se sienten encerrados en una copa de cristal en la cual no se les tiene permitido expresarse, solo analizar. Es por esto que se produce una relación entre lo poético, teatral y literario con la medicina, ya que los mismos autores de ella también suponen un artista que el mundo no se puede perder. El médico a veces no solo quiere escuchar, quiere ser escuchado, quiere expresar también su dolencia, quiere enojarse, quiere dejar la ética y bailar acorde con una melodía. Así como también quiere tener una cercanía, escribir sobre lo que le hace feliz, ampliar sus experiencias, quiere perder, quiere tener mucho más que el diagnóstico de un enfermo y ayudarle, sino también recibir ayuda. En el mundo casi todo está cohesionado, incluso aquello que no se espera, ni se supone, es por eso que existe la medicina dramaturga.

Comments are closed.