Rss

La educación en la actualidad y la importancia que para ella reviste el teatro

El teatro visto como actividad educativa ha sido planteado tan solo desde una perspectiva tradicional, como esa práctica complementaria a la que, los estudiantes asisten para realizar representaciones teatrales con el fin de tener alguna cercanía con la literatura, situación que puede ser trasladado al punto de vista lúdico, donde tengan la posibilidad de presenciar la forma en la que está cobra vida y de esta manera logra estimular su sensibilidad y gusto estético. Esta es una práctica, que aunque resulta conveniente, no ha dejado de ser para los estudiantes una actividad pasiva donde son excluidos algunos de los aspectos esenciales que puede aportar el teatro a la formación escolar.

Si bien es cierto que los profesores de Lengua y Literatura se inclinan por emplear de forma habitual los textos teatrales para la enseñanza de la expresión oral por medio de la dramatización, también es cierto que los estudiantes aún no toman conciencia de la capacidad expresiva de su voz aprendiendo a comprender e interpretar mejor el lenguaje, y, de forma simultánea, colaborando para hacer de ellos comunicadores más eficaces, con competencia imprescindible dentro de la sociedad de la comunicación en la que habitamos.

Es importante asumir que la práctica de la actividad teatral debe hacerse por medio del montaje de una obra completa en donde pueda revelarse la capacidad del teatro como una actividad formativa total, en donde se pueden integrar distintos aspectos tanto formativo, como lúdico y humano, que resultan indispensables para la educación de los estudiantes.

Tomando en consideración las nuevas concepciones educativas, con la práctica teatral el estudiante se convierte en el protagonista de su propio aprendizaje, de manera que logra ejercitar sus habilidades tanto personales, como de memoria, expresividad y creatividad, así como las que se encuentran relacionadas con la autoestima y la iniciativa. Dichas capacidades individuales pueden ser reforzadas a través del trabajo en grupo, con un verdadero trabajo cooperativo donde el esfuerzo de uno sea el de todos. Los estudiantes dependen, confían y brindan su aporte en el desarrollo de un proyecto, que van desde los ensayos hasta la propia puesta en escena, donde todos ellos tienen la posibilidad de vivir el reconocimiento de su trabajo y con ello, la satisfacción de un éxito compartido.

Esta se trata de una actividad que debe ser realizada en un ambiente que resulte relajado y lúdico, en donde los chicos logren disfrutar de cada parte del proceso, cosa que contribuye al reforzamiento del aprendizaje asentándose valores como la sensibilidad, la dedicación, la cooperación, la empatía y la ilusión, los cuales resultan primordiales dentro de la formación humana de nuestros jóvenes.

Finalmente se puede afirmar que la práctica del teatro, debido a su valor formativo y humano, viene a cumplir con diversos objetivos que son esenciales para la educación, debido a que desarrolla y refuerza las capacidades individuales y las habilidades sociales de los estudiantes, lo cual redunda en un mayor rendimiento en las distintas actividades académicas y en su mejor desarrollo personal.

Comments are closed.