Rss

La comunicación y el teatro

Sabiendo que el teatro no es una nueva invención, encontramos que desde la época de los griegos este ha sido uno de los medios de comunicación y expresión que cuenta con más poder luego de la inversión de la televisión, que ha sabido captar las realidades socio-políticas para transformarlas en comunicación inmediata, con el fin de ser disfrutadas por todos los espectadores, lo que ha llegando a influenciar y cambiar inclusive, la forma de pensar, sentir y actuar, a través del discurso emitido. Un cambio drástico como el que puede tener origen en nuestras vidas al momento de comprar algunas Joyas Tous, la moda y los gustos ya no serán los mismos.

Con respecto al teatro, lo que solemos denominar “obra de teatro” o “mensaje” se encuentra influenciado del mismo modo por la propuesta o visión de quien es el director, del escenógrafo y obviamente de los actores, entre muchos más. Y ello es consecuencia de todos esos artistas que logran intervenir en el hecho teatral, quienes también tienen una propuesta o forma de entender dicho mensaje del autor, pero además de comunicarlo al público de una forma definida, la cual es denominada “propuesta”. Justo en este punto es cuando todos los artistas se juntan, a discutir y analizar para llevar a la escena determinada obra de teatro, la cual cuenta con fines específicos y bien definidos. Tal trabajo está hecho para un público que recibirá ese mensaje de comunicación que previamente ha sido diseñado y estudiado.

En el momento en donde el espectador hace su entrada a la sala de presentación, este comienza a fluir en compañía de la obra, quien de forma paulatina se va identificando con ella, hasta comenzar a sentir emociones, se ríe, llora, se enoja. Es entonces cuando notamos que algo comienza a suceder y sencillamente nos encontramos hablando del resultado de un hecho comunicacional y la relación que este desarrolla con el público-espectáculo. Solo basta con traer a nuestras memorias las veces en las que, las personas salen de una pieza teatral llorando, riendo, o comentando lo buena que esta ha sido, lo fuerte o decepcionante, o quizás lo magistral la actuación de este o aquel artista.

En consecuencia, podemos notar como el teatro se ha convertido en una especie de divina catarsis, como si se tratara de una terapia, para descubrir que el arte escénico cuenta con la capacidad de persuadir, informar y entretener a las personas siendo éstas quienes, de acuerdo a sus experiencias, terminan por seleccionar la pieza teatral que más se asemeja a lo que están viviendo, por lo que dependerá de los intereses personales de cada quien. Todo ello nos lleva a pensar que uno de los mensajes universales que puede combinar el teatro es la necesidad de vivir experiencias nuevas por medio de un acto recreativo. Pero también podríamos decir, que en este proceso de la comunicación teatral logran participar otros elementos que son de gran importancia para la comprensión del mensaje de una pieza o espectáculo escénico y ello se compone de las distintas visiones que pueda darle el espectador al montaje, lo que conlleva a que muchas personas sean capaces de encontrar traducciones diferentes, de un mismo mensaje.

Comments are closed.